Construcción de órganos con Células Madre

Por: EFE en Washington.

Científicos estadounidenses implantaron células de vejiga de los propios pacientes para regenerar ese órgano, según un estudio publicado en la revista médica The Lancet.

“Este es un pequeño paso en nuestra capacidad de progresar hacia la sustitución de tejidos y órganos dañados”, señaló Anthony Atala, director del Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad Wake Forest, en Carolina del Norte.

En la regeneración de los órganos se utilizaron células del propio paciente, por lo cual no existe el peligro del rechazo, y el buen funcionamiento de la vejiga de la orina se mantuvo durante más de siete años, añadió.

El informe sobre el estudio indicó que los científicos esperan que la creación de órganos en el laboratorio ayude en el futuro a superar el problema que plantea su escasez para trasplantes.

Los problemas en la vejiga pueden conducir a lesiones renales y hasta ahora se habían resuelto mediante la cirugía reconstructiva con injertos de tejidos intestinales o del estómago.

Resultado. Sin embargo, también los médicos advierten de que el uso de este tipo de segmentos está vinculado a otras complicaciones.

Una de ellas surge del hecho de que la función original del intestino es la absorción de nutrientes, en tanto que la de la vejiga es la excreción.

Como resultado, los pacientes que se someten al tratamiento ven aumentar el riesgo de sufrir problemas como la osteoporosis, el cáncer y la formación de cálculos renales.

En el estudio participaron pacientes de entre 4 y 19 años incontinentes con mal funcionamiento de la vejiga debido a un problema congénito cuya consecuencia podía ser una lesión renal.

El proceso para regenerar el órgano del paciente consistió inicialmente en una biopsia para extraer muestras de células de las paredes de la vejiga.

Esas células fueron cultivadas y multiplicadas en un laboratorio hasta que hubiera el número suficiente como para ponerlas en un molde biodegradable con la forma de la vejiga.

Al cabo de siete semanas, esas células fueron injertadas mediante suturas en la vejiga original del paciente.

Las nuevas vejigas mostraron un funcionamiento tan bueno como el de la que sustituían sin experimentar los efectos secundarios negativos provocados por los segmentos intestinales, indicó el estudio.

“Hemos demostrado que las técnicas de la medicina regenerativa pueden utilizarse para crear vejigas funcionales” y “es gratificante ver cómo ha mejorado la calidad de vida de estos pacientes”, señaló Atala.

“Esto sugiere que la medicina regenerativa puede ser algún día la solución para la escasez de órganos que se necesitan para los trasplantes en este país”, señaló el científico.

Atala agregó que las nuevas vejigas mostraron “parámetros mejorados de funcionamiento que pueden mantenerse durante un período de años”.

No obstante, el científico advirtió de que “es necesario que se lleven a cabo estudios adicionales antes de que este procedimiento pueda aplicarse de forma generalizada”.